Por fin nos vamos para arriba. Ha llegado el día de salir hacia la cumbre del Everest. ¿Cómo estamos? Pues la verdad que físicamente muy bien, o eso es lo que dice Pablo, nuestro doctor. De nervios vamos sobrados, pero muy, muy nerviosos. Es normal, a todos incluida yo, los veo muy nerviosos pero creo que hemos hecho las cosas bien y todo nos tiene que salir muy, muy bien.
Hoy por la mañana, después de desayunar, nos hemos ido a nuestras respectivas tiendas a preparar las cosas. Es verdad que casi todo ya lo tenemos arriba, pero quedaban las tonterías, las banderas de la cumbre, los calcetines nuevos para la cumbre, las pilas para el frontal… esa cositas que cada uno tiene dentro de su tienda y las pasa a la mochila para llevarlas a la cima más alta del mumdo. Cada uno tenemos nuestras cosas, algún muñeco, alguna foto… Cosas intimas personales.
Mañana vamos a salir temprano hacia el campo dos, pues queremos llegar pronto para poder descansar. El jueves iremos del campo dos al campo tres. No es un recorrido largo, pero ya se coge altura y eso se nota mucho. Ese día que vamos al campo tres, los sherpas saldrán del campo base al campo dos, ya que ellos no duermen en el campo tres porque no les gusta nada. Les entiendo. Cuanto menos duermas en altura es mucho mejor. Ellos irán del campo dos directos al campo cuatro, al collado sur. Sí, sí, sí, son unas maquinas. Ya me gustaría poder hacer eso a mí y no dormir en el campo tres, pero eso solo está al alcance de unos cuantos, y entre ellos están nuestros sherpas. Por lo que nos encontraremos en el camino del campo tres al cuatro y todos llegaremos juntos al collado sur, a casi 8000 metros de altura, donde pondremos nuestro ultimo campo. Calculo que llegaremos hacia las 3 de la tarde. Nos acomodaremos como podamos en las tiendas y pasaremos el rato, ya que no se puede decir que dormiremos. Nuestra intención es salir hacia la cumbre a las 11 de la noche. Las primeras horas no van a ser las más duras y yo creo que lo más llegará cuando amanezca porque es cuando más frío vamos a pasar. Y eso nos va pillar entre el balcón y la cima sur. Será el momento mas crítico, donde vamos a tener que aguantar el frío y ser fuertes, sobre todo mentalmente. Dicen que hacia las 7 de la mañana en la cima sur pega el sol y eso nos va ayudar mucho. Después de la cima sur nos quedará la arista que lleva al escalón Hillary y desde aquí a la cumbre calculo que habrá unos 45 minutos. Y si todo va bien podremos hacer cumbre en el Everest.

Nos queda mucho trabajo por delante como veis, cinco días entre subir y bajar, pero en cuanto mañana salgamos para arriba, todo pasará muy rápido. Esa es la experiencia que tengo. ¿Qué cómo estoy? Como os decía, estoy nerviosa, muy nerviosa, pero eso es normal. También tengo miedo, por qué no deciros la verdad, tengo miedo. Tengo miedo a la montaña, tengo miedo al frío, a ser capaz de aguantar el frío, tengo miedo a las congelaciones, eso es lo que más me preocupa. Todo lo demás no le veo gran problema. Intentaré estar tranquila e hidratarme lo máximo posible para evitar cualquier problema . Esa es la clave. Beber, beber y beber.

Estos días cuando estemos por ahí arriba, Pablo os ira contando cómo va todo y os contara las noticias de cada día. Creo que somos un gran equipo, con mucho ánimo y con ganas de subir a la cumbre del Everest sin oxígeno, y eso es lo que vamos a intentar hacer. Primero para nosotros, pero por supuesto también para vosotros, para todos los que nos estáis siguiendo y mandando todos estos ánimos. VAMOS A DISFRUTAR.

Besos para todos.