Escribo estas líneas desde el Nepal, un país que me ha dado tanto y al que en este momento intento aportar todo lo que puedo. Esta vez no toca ninguna ascensión sino la colaboración con la Fundación Montañeros para el Himalaya Edurne Pasaban, desde donde intentamos ofrecer un futuro mejor a los niños y niñas de estas montañas. Pero esto será materia para el siguiente post…

Patrulla de los Glaciares

Allí, en España, hemos acabado de rodar la primera temporada de Cumbres para TVE2. Ha supuesto una hermosa experiencia que, tal y como comentaba en un post anterior, me ha permitido compartir vivencias y conversaciones con personas conocidas por todos por su faceta más mediática pero que “descontextualizadas” en la montaña nos descubren muchos secretos del ser humano que se esconde detrás de ese rostro famoso que se nos aparece en la pantalla o en los medios. Y visto el resultado, ya estamos preparando la segunda temporada de “Cumbres”, nuevos episodios donde la montaña volverá a ser el eje de enriquecedoras convivencias.

Y mientras llegan las nuevas grabaciones seguimos disfrutando de la belleza de la montaña. Y como en esta ocasión, no hace falta siempre coronar con éxito la expedición. El fin de semana del 3-4 de mayo tres compañeros participamos en la legendaria “Ruta de los Glaciares”, una dura travesía de ski de montaña en los Alpes suizos, entre Zermatt y Verbier. Consiste en una travesía de 53 kms. con cortes de tiempo en determinados pasos de control y tiene su origen en una expedición militar suiza durante la II Guerra Mundial. Era nuestra primera participación en la prueba y pecamos de demasiado optimistas. Salimos a las 23:15 de la noche del sábado y preveíamos un ritmo que no pudimos cumplir. Al final no llegamos al tiempo de corte en el paso de Arolla, por lo que nos tuvimos que retirar de la prueba. Realmente, las condiciones metereológicas fueros más duras de las previstas y reconozco que no fuimos equipados como debimos. En un collado, tuvimos que resguardarnos en un refugio de militares de los -20º que hacía en el exterior, y eso imposibilitó que llegáramos a tiempo al paso de control.

Patrulla de los Glaciares

Vimos realmente que la gente iba muy bien entrenada y equipada para la prueba, y ya hemos escarmentado para la próxima ocasión. Realmente me ha recordado un poco al himalayismo, donde en cada expedición vas sumando experiencias y trucos que aplicas en las siguientes ascensiones.

Y desde el corazón del himalayismo, desde el Nepal, un fuerte abrazo a todos. Espero enviaros pronto fotos y testimonios de nuestra estancia en la Fundación.